Necrópolis de Ana María Fuster Lavín disponible en la FLIA 4 Puerto Rico

necrópolis portada edicionesaguadulce

 

Necrópolis de Ana María Fuster, ahora bajo el sello de Ediciones Aguadulce estará disponible en la FLIA 4 Puerto Rico, frente a la Farmacia Americana en la Calle Loíza, Santuce, a partir de las 2:00 p.m., este próximo domingo, 17 de agosto de 2014, dentro del marco de la Fiesta de la Calle Loíza. También habrá ejemplares de otros títulos de la editorial a la venta. Lxs esperamos.

_________________________________________________________________________________________________

Despertar de duelos

Conocida por su novela (In)somnio (2012), Fuster Lavín propone su nuevo libro de poemas, Necrópolis, como espacio poético de lo gótico. Asumiendo lo que la crítica literaria ha llamado “gótico femenino”, la poeta explora las oquedades de sus deseos “oscuros”: la necrofilia o el deseo por el cadáver, lo prohibido en la ley, los espacios ambiguos de la noche, el tiempo suspendido, el suspenso en la definición de los cuerpos, lo inefable, la espera desesperante, la anticipación temerosa…

Lo describo como “libro de poemas” y no como “poemario” por la importante diferencia entre un libro implacablemente ordenado, y otro que reúne poemas de tema semejante, pero que no propone una trama conceptual ni argumental, sino una mera “atmósfera” unificadora.

La autora asume el estertor desacompasado del sujeto poético que se acerca al universo lírico con el desasosiego del que no sabe dónde está y trata de catar de golpe un entorno incomprensible.

Sobresale un erotismo inspirado en lugares indescifrables –el deseo/antideseo de lo desconocido–, y también una apetencia por cuerpos ausentes. El constante abrazo a la sombra del que ya se fue, y el pensar el poema desde el lecho nocturno son actos que subrayan una sexualidad solitaria, amante de sí misma en su carencia invadida por sueños y pesadillas.

Fuster Lavín se caracteriza por un lirismo delirante con una figuración poética de gran belleza. Y este nuevo libro vuelve a demostrar su maestría como poeta y su capacidad para invocar lo inasible.

Lilliana Ramos Collado

El Nuevo Día, mayo 2014

 

Advertisements